Detroit y la obsesión cinematográfica de David Cage por @vrutalgames

Detroit y la obsesión cinematográfica de David Cage

Damos un vistazo a la obra de David Cage con motivo del anuncio de Detroit: Become Human

David Cage es el hombre detrás de juegos como Fahrenheit, Heavy Rain y Beyond: Dos Almas. Títulos que se caracterizan por evocar sentimientos extremos entre la comunidad de jugadores. ¿Qué tienen en común estos tres juegos? El esfuerzo por una narrativa cinematográfica que a veces roza la excelencia pero que suele terminar descarrilando por un camino lleno de sinsentidos. ¿Pero de dónde le viene esta obsesión a David Cage? Hemos tirado de hemeroteca para intentar comprender algunas de sus declaraciones más importantes:

“Mi objetivo es sorprender a los jugadores, darles algo que quieren pero que no saben que lo quieren. Quiero crear un viaje emocional, una experiencia única.”

“No quiero que los jugadores se ‘diviertan’. Busco darles algo con significado. No busco retar a sus pulgares, sino a sus mentes.”

“Nunca quise hacer películas. No soy un director frustrado. He tenido 10.000 oportunidades de hacer cine o televisión, en Francia o en Estados Unidos, y no he querido.”

Nos queda más o menos claro que el ego y las aspiraciones de este creativo francés parecen no tener límites pero no todo van a ser críticas. Fahrenheit empieza de un modo genial, ofreciéndonos escenas que parecen esconder un misterio que nos llama irremediablamente la atención. Después de algunas memorables escenas como la de la cagetería, llegamos a un punto en el que todo se resuelve de forma mágica y la acción se convierte de forma abrupta en una mala película de domingo por la tarde.

FAHRENHEIT

Cage decidió abandonar lo paranormal en Heavy Rain. Nos remontamos a febrero de 2010 para hablar de uno de los juegos exclusivos más interesantes del catálogo de Playstation 3. Esta vez sí que estamos ante uno historia detectivesca que nos lleva a buscar el hijo secuestrado de nuestro protagonista. Resulta curioso que David afirmara en el pasado que quiere retar a nuestras mentes y no a nuestros pulgares, ya que sus juegos están plagados de Quick Time Events. Al principio es divertido estar atento para pulsar una cierta combinación de botones pero todos sabemos qué acaba ocurriendo cuando se abusa de este recurso. El principal problema de Heavy Rain se esconde entre bambalinas, detrás de una decorado falso que se acaba desmontando a medida que descubrimos el secreto final del juego. Cage juega a ser una brillante narrador que parece ofrecernos libertad absoluta de decisiones. Nosotros, como buenos jugadores aceptamos el reto mientras intentamos descifrar pistas que parecen tener todo el sentido del mundo. La realidad acaba siendo de lo más dura. Al salir de la “caverna” vemos como Cage nos ha contado lo que le da la gana y que el giro y la sorpresa final se sustenta y se legitima en aquella información que se nos ha escondido premeditadamente.

Los intentos por hacer algo distinto, independientemente del resultado, son loables

Beyond: Dos Almas prometía ser algo distinto. Cage regresaba a la nave del misterio de lo sobrenatural, pero esta vez lo hacía acompañado de dos actores de la talla de Ellen Page y Willem Dafoe. Este título nos cuenta una historia llena de clichés que puede encantarnos o parecernos de lo más previsible. Se repiten errores a nivel jugable pero lo que realmente lastra la experiencia es extraño ritmo de la historia donde se mezclan escenas de acción trepidante y horas de escenas que no llevan a ningún lado.

Una vez hemos dado este rodeo introductorio es hora de hablar de Detroit, el nuevo proyecto que presumiblemente saldrá el año que viene para Playstation 4 de la mano de Quantic Dream. Pero para hablar de Detroit tenemos que remontarnos al año 2012, cuando se mostró una demostración técnica para Playstation 3 llamada Project Kara. Este corto se ganó merecidamente la admiración de la comunidad de jugadores al mostrarnos una cadena de montaje de androides. Entre lo anodino que suelen ser estos procesos mecánicos destaca la presencia de Kara, una humanoide que dice tener sentimientos y que ruega por su vida cuando amenazan con desmantelarla por contener errores de hardware. Gran parte del éxito de Project Kara se basaba en las expresiones faciales pero aquella historia de ciencia ficción nos había cautivado.

Esta semana, en el marco de la Paris Games Week, Quantic Dreams ha anunciado por todo lo alto su nuevo proyecto. Detroit continúa de forma directa la historia de Kara, y vuelve a estar protagonizado por ese androide que interpreta de forma brillante la actriz Valorie Curry (a la que hemos visto recientemente en series como The Following). El tráiler deja bastante claras las intenciones de Cage. La historia estará ambientada en el marco de un futuro distópico donde los humanos han aprendido a convivir con los androides. Sin embargo las situaciones como la desconfianza, la superioridad inherente y el recelo se han convertido en demasiado habituales. Entre la servidumbre de los seres mecánicos destaca la presencia de Kara, presentada como una especie de Mesías que promete despertar la conciencia de sus semejantes. A lo largo de la historia hemos visto muchísimas obras literarias y cinematográficas que coquetean con la idea de la consciencia de las máquinas y la rebelión con el ser humano. David Cage ha realizado recientemente unas declaraciones en las que tiene la deferencia de ofrecernos el papel de co-guionista y se desmarca de sus obras anteriores:

“Creo que hay algunos puntos en común con lo que hemos hecho en el pasado. Está basado en la historia, en las emociones y en cómo estas envuelven al jugador y la experiencia. Pero pienso que el juego tiene su propia voz y es realmente diferente a las experiencias de Beyond y Heavy Rain de muchas, muchas formas. “

“El juego al completo se basa en la idea de que el jugador es el co guionista de la experiencia, y él contará su propia historia a través de sus acciones. Así que puede tener un impacto muy, muy significativo en la historia, y más que en la historia, en el mundo de juego en sí mismo. Detroit es un lugar fascinante. Es una gran zona para la industria pero también para la gente creativa, para los artistas de todo tipo, y pensamos, que si algún día surgía una industria centrada en los androides, esta lo haría allí. Así que era un lugar lógico de muchas, muchas formas. Sabemos que crear un motor gráfico por cada juego; es un una locura, pero la idea es por supuesto sacar provecho del poder de la consola e intentar de verdad ofrecer una experiencia visual y jugable que esperamos será mucho mejor que la vista en las anteriores generaciones de consolas.”

A priori no podemos evitar cierto recelo y desconfianza hacia una experiencia que puede volver a salir mal. Por otro lado estamos deseosos de adentrarnos en una historia con tanto potencial. Quantinc Dream ha anunciado que estrenará un nuevo motor gráfico adaptado a la potencia de Playstation 4. Sin embargo el hecho diferencial que decantará la balanza volverá a ser la narrativa y las decisiones jugables. Si Detroit cumple con lo que promete estamos ante una de las experiencias más prometedoras de los próximos años. Lo seguiremos de cerca.

Visto en Hipertextual

La entrada Detroit y la obsesión cinematográfica de David Cage por @vrutalgames aparece primero en Proyectart.

from Proyectart http://ift.tt/1Q3fcXU
http://ift.tt/1Q3faiJ

Anuncios