Las mejores novelas de Robert Ludlum, el padre de la antítesis de Bond

Las mejores novelas de Robert Ludlum, el padre de la antítesis de Bond

Aunque Bond ocupa la mayor parte de novelas de espionaje no todos los espías son como él, y en gran parte se lo debemos a Robert Ludlum, el creador de Jason Bourne, conocidos por muchos como la antítesis de 007. Éstas son sus mejores novelas.

Al igual que muchos otros géneros cuentan con una novela o un personaje estandarte, las novelas de espionaje tienen en su mayor exponente (al menos según la opinión de muchos) a James Bond: un espía mujeriego, amante de la bebida y adicto a la violencia y a la adrenalina de su trabajo. Sin embargo, la temática de espionaje no empieza ni acaba con el personaje de Ian Fleming, como hemos podido ver en las obras de Tom Clancy o John Le Carré, y en esta ocasión repasaremos las mejores novelas de Robert Ludlum, padre del espía Jason Bourne, considerado como la antítesis del espía británico. Comencemos

Trilogía de Jason Bourne

Matt Damon interpretó a Jason Bourne en las adaptaciones cinematográficas de 2002, 2004 y 2007. Volverá en 2016 con una nueva película dirigida por Paul Greengrass. [Fuente](http://ift.tt/1NsKXsX).

Matt Damon interpretó a Jason Bourne en las adaptaciones cinematográficas de 2002, 2004 y 2007. Volverá en 2016 con una nueva película dirigida por Paul Greengrass. Fuente.

Lógicamente, en lo más alto de la lista encontramos la mayor obra maestra de Robert Ludlum: la trilogía de Jason Bourne. Ambientada entre los años 70 y 80, narra la historia de un operativo de la CIA que, tras una misión, queda amnésico y va descubriendo a lo largo de la novela quién es en realidad y cual era su misión: acabar con el terrorista internacional conocido como Carlos. En esta trilogía vemos en todo su esplendor las capacidades de Ludlum para escribir, dedicando páginas enteras a describir habitaciones y situaciones para sumergir al lector lo máximo posible, además de un amplio conocimiento en medicina a la hora de hablar de la amnesia de Bourne, armamento de la época, e incluso protocolos de actuación y operaciones de la CIA de por aquel entonces.

En las novelas (y posteriores películas) vemos justo lo contrario de lo que vemos con James Bond: un hombre con habilidades para el espionaje, tanto en combate cuerpo a cuerpo como con armas, pero tremendamente arrepentido por sus acciones y que intenta siempre dejar atrás el pasado. La transformación a lo largo de las páginas es impresionante: de padre de familia y marido preocupado por el bienestar de su familia, a investigador tremendamente competente para finalmente ser la máquina de matar fruto de muchísimos años de entrenamiento. Tremendamente recomendable la trilogía y, si quieres continuar con la historia, el escritor Eric Van Lustbader retomó sus pasos tras la muerte de Ludlum, aunque en mi opinión, la calidad decae bastante.

The Parsifal Mosaic

Una novela tremendamente infravalorada y que merece muchísima más atención. El Mosaico de Parsifal, como se conoce en España, nos narra la historia de Michael Havelock, un oficial de la inteligencia norteamericana que tras ver asesinada a su amante Jenna Karas por su propia agencia bajo la acusación de que Karas era una agente doble para la KGB, deja el espionaje para intentar continuar con su vida. Sin embargo, se ve obligado a volver tras una reunión con un alto cargo de la KGB asegurando a Havelock que su amante no trabajaba para ellos. Una novela trepidante llena de giros argumentales que, aunque te harán detenerte durante un momento para recordar quién trabaja para quién, es altamente disfrutable.

The Matarese Circle

Similar al argumento en The Man from U.N.C.L.E, The Matarese Circle nos muestra una colaboración entre los agentes norteamericanos Brandon Scofield y el soviético Vasili Taleniekov para acabar con una organización conocida como The Matarase, infiltrada en altos puestos de la sociedad norteamericana y soviética. Con la ayuda de Antonia, una mujer que colabora con los agentes y de la cual está enamorado Scofield, la acción transcurre en diversos países y los protagonistas siempre parecen ir un paso detrás de The Matarese y la conspiración que pretende llevar a un miembro de la siniestra organización al puesto más importante de la política norteamericana: presidente de los EEUU.

The Icarus Agenda

Más centrada en el suspense que en el espionaje en sí misma, La Agenda de Ícaro cuenta la historia del Congresista de Colorado Evan Kendrick que, tras una información filtrada por un topo dentro del Congreso filtra su mayor secreto: Kendrick fue un héroe anónimo que liberó a los rehenes de las manos de terroristas en una embajada en Masqat. Una vez filtrada su identidad, Kendrick para a ser un objetivo para los terroristas que encerró y su única opción es acabar con Mahdi, el líder de la siniestra organización terrorista que busca su muerte para acabar de una vez por todas. Aunque lenta en algunas ocasiones, la recomiendo por el gran nivel de explicación de determinados detalles, lugares y situaciones durante la novela, al más puro estilo Ludlum.

The Sigma Protocol

La última novela que escribió Ludlum en su totalidad y que fue la primera piedra para el legador que vendría después. En El Protocolo Sigma veremos dos líneas temporales paralelas: por un lado Ben Hartman, que estando de vacaciones en Suiza sufre un intento de asesinato por Jimmy Cavanaugh, su viejo amigo de la escuela. A medida que avanza en sus investigaciones, encuentra a su gemelo Peter, supuestamente muerto en accidente aéreo años atrás. Por otro lado, la agente del Departamento de Justicia de los Estados Unidos Anna Navarro es reclutada para una misión de alto secreto: investigar una serie de asesinatos de personas muy influyentes causados para una rara toxina. Ambas líneas temporales acabarán encontrando una gran organización criminal que se remonta a la segunda Guerra Mundial.

Visto en Hipertextual

La entrada Las mejores novelas de Robert Ludlum, el padre de la antítesis de Bond aparece primero en Proyectart.

from Proyectart http://ift.tt/1MKs04V
http://ift.tt/1Jcr0Tg

Anuncios